Biografía  
 
Relatos para Leer  
Premios  
Universo Gómez Rufo  
Contacta con el autor  
Novelas Ensayos Relatos para Leer Biografías Teatro-Cine-T.V.
Artículos en Prensa Traducciones
Inicio Contacta English


El alma de los peces (2001)
Novela finalista del Premio Nacional de Narrativa, 2002
Muchnik Editores.
Barcelona, 2000.
142 págs.

 

Sinopsis
Una novela romántica de una perfección absoluta. Simona Mircheva (Kapital. Sofia. Bulgaria)

Corre el año 1880 en la pequeña ciudad austríaca de Weisberg. A la muerte de sus padres, el joven austríaco Bruno Weiss decide marcharse a una ciudad cercana porque odia la sociedad que le ha rodeado hasta entonces. Pero pronto desprecia también a esta nueva ciudad y a sus habitantes, por lo que decide viajar a Europa para saber si existe algo en las sociedades humanas que merezca ser salvado. No lo encuentra y, decepcionado por lo que conoce en Francia, en Dinamarca y en España, vuelve a Austria con la idea de enriquecerse, apoderarse de su ciudad y, tras obtener el poder absoluto, pudrirla, arrasarla y destruirla.

Su padre era un gran matemático y le explicó la magia de los números. Bruno Weiss, utilizando aquellas enseñanzas, consigue descubrir la ley que permite ganar a la ruleta y, ya rico, retorna a Weisberg en donde, con la ayuda del juez Sendlinger y animado por la mirada de una joven que lo ama, la contradictoria Stefanie, crea empresas, alcanza la alcaldía de la ciudad y consigue convertir su sociedad en un pozo lleno de vicios que termina por autodestruirse. Su idea para implantar un nuevo orden social es destruir Europa para, desde sus cenizas, erigir un nuevo imperio y una nueva sociedad.

Acabada su misión en Weisberg, reinicia sus planes perversos en Laudgen, y luego en más y más ciudades. Hasta que se encuentra con su destino.

 

Leer Primeras Páginas (en PDF)

 

 


Traducciones
Al Búlgaro
El alma de los peces.
Ed. Hispánica. Sofia, 2000


Al Portugués
El alma de los peces.
Ed. Pergaminho. Lisboa, 2000


Al Holandés
El alma de los peces.
Ed. De Prom. Amsterdam, 2000


Al Griego
El alma de los peces.
Ed. Enalios. Atenas, 2000


Otras ediciones

ARGENTINA

Editorial Atlántida.

Buenos Aires, 2001

 





Algunas Críticas
Una prosa eficaz, concisa y esmerada que tira a dieciochesca, tal vez deliberadamente. Me recuerda algo a “El hombre que perdió su sombra” y relatos así. “El alma de los peces” tiene un nivel muy alto de pulso literario, de proceso, de interés. Carmen Martín Gaite

Este libro contiene una leyenda demasiado real: el itinerario de dos viajes, uno interior y otro exterior. El primero, interrumpido por un salivazo que ahoga los recuerdos; el segundo, vigilante del corazón de los números y de los peces... Una fría y ardiente historia, contada con un lenguaje poético, rítmico y, a la vez, eficaz. Antonio Gala

Una novela romántica de una perfección absoluta. Simona Mircheva (Kapital. Sofia. Bulgaria)

Una novela en la mejor tradición de Thomas Bernhard. Rudi Kamming. Nieuwsblad van het Noorden (Amsterdam. Holanda)

Una joya literaria. Haris Papagueorgiu (To Bima. Atenas. Grecia)

Un libro aconsejable, con estilo y preciosos párrafos, pensamientos y descripciones de ideas, sueños y paisajes. Revista “Van de Meer Noordwijk” (Amsterdam. Holanda)

En “El alma de los peces” se respiran reminiscencias de la obra literaria de Nabokov y de Stefan Zweig. Revista del Servicio de Bibliotecas Neerlandesas (Amsterdam. Holanda)

Una novela romántica de una perfección absoluta.Simona Mircheva (Kapital. Sofia. Bulgaria)

El alma de los peces. Novela corta en la que no sobra ni un párrafo, esta nueva entrega del autor de El desfile de la victoria, El carnaval perpetuo y Escenas madrileñas, aúna en sus páginas el sosiego de un auténtico ejercicio de estilo, la solidez de una bien trabada trama de evocaciones ilustradas y dieciochescas, la pulcritud de un paisajismo interior y exterior de tonos centroeuropeos, y la valiente inquietud de una crítica del sistema de Poder como concepto amplio. Condensar todo ello en apenas ciento cuarenta páginas es tarea difícil, culminada por nuestro autor con una soltura y una precisión que para sí quisieran algunos ambiciosos y jaleados popes de los elencos oficialistas de las letras". Juan Manuel González, Diario 16

"Gómez Rufo ha escrito una excelente novela".Iñaki Eskerra, El Correo

"Gómez Rufo es un ejemplo meridiano de escritor que mantiene a lo largo de su itinerario una posición reflexiva, de pensamiento y es dentro de esta línea de compromiso dual con la realidad y la ficción donde se enmarca El alma de los peces, novela en la que no sobra ni un párrafo." La revista, Lérida

"La historia, turbadora y febril, está relatada con una prosa de exquisita factura, donde es verdad que predomina la concisión (como observa Carmen Martín Gaite en el fajín que cubre la portada), pero no es menos verdad que fulgen en su seno auténticas perlas líricas. Por ejemplo, cuando se dice en la página 35 que "Bruno Weiss tenía mirada de mar de isla, salvo cuando se irritaba, que miraba plomo". No es de extrañar por tanto que la novela, que ya ha sido publicada en países como Bulgaria, Holanda o Grecia, haya merecido comentarios elogiosos por parte de los lectores y la prensa especializada. Sigo insistiendo en lo que ya he escrito otras veces en esta misma sección sobre Antonio Gómez Rufo: es uno de los autores más brillantes de cuantos escriben actualmente en España. Y El alma de los peces es una demostración más de que en mi juicio no hay exageración ninguna. Dense el placer de comprobarlo por ustedes mismos".Rubén Castillo Gallego, La Verdad (Murcia)

Con esta historia, el pulso cómodo de la metáfora y un elaborado lenguaje, ha construido Gómez Rufo la que, para muchos, será su mejor novela. Suso Mourelo, Revista Leer


"El alma de los peces puede leerse como un cuento o, si se quiere, como una preciosa fábula poética que confirma al genuino hacedor de historias que es Gómez Rufo. Su título alude a una extraña leyenda que se incorpora a estas páginas para corroborar el sentido de la fabulación: la existencia de un pez que se deja atrapar por peces más grandes para "devorar a quien le devora". Puede recordar a la intención de un gran relato de J. Roth -Leviatán- en el intento de universalizar la idea del desorden del mundo. Y puede celebrarse como una buena muestra de su mejor hacer narrativo, porque ofrece un resumen de sus cualidades narrativas". Pilar Castro, El Cultural (El Mundo)

El alma de los peces, una muy estimable novela corta.” J. Ernesto Ayala-Dip. El País. BABELIA (17-09-2005)

 

 

 
Anterior Anterior
 
 
Antonio Gómez Rufo - Página Oficial